16 junio 2012

El error de el movimiento " Yo soy 132 "



Surgen noticias de que el movimiento yo soy 132 comienza a desintegrarse...  

A pocos días de que se formo el movimiento yo soy 132 supe que no tendría futuro, por dicha razón decidí no mostrar apoyo. Lo que sucede es que los movimientos de la sociedad pueden ser de dos tipos: centralizados y descentralizados. Cuando surgió el movimiento no tenía objetivos claros, simplemente era un grupo de estudiantes inconformes con la política mexicana, inconformes con unas elecciones en las que se presenta el mismo candidato con diferentes caras, con las mismas propuestas vacías y con el sistema oligárquico de Televisa y Tv Azteca que manipula la información y trata de imponer a su candidato utilizando las ya conocidas técnicas de enajenación.

 De ese modo surgieron estudiantes de todas las universidades del país, así como esos jóvenes a los que el país decidió no educar. La cuestión es que yo soy 132 era un grupo de jóvenes sin organización, sin estructura y sin un objetivo claro. Pero surgieron estas personas que decidieron aprovecharse de la situación y que ahora son alabados con términos como emprendedores, visionarios, iluminados; ellos decidieron imponerse al grupo y se llamaron a sí mismos  líderes o dirigentes. Entonces comenzaron a imponer sus ideologías y aspiraciones al resto, comenzaron a alienar a los demás, pues una vez que en la cima pudieron observar al resto de los integrantes con desdén, sólo conservándolos porque sin la multitud esos falsos líderes no tienen palabra. Pero de ninguna manera que las exigencias de todos son escuchadas, sólo las exigencias de los líderes tienen lugar, todos los demás tienen que apegarse al grupo o ser desechados como los objetos materiales, objetos en los que se convirtieron al introducirse en un sistema centralizado, pues en estos sistemas una única persona es como una silla que se puede desechar cuando ya no sirve, las personas pierden su individualidad y sólo son útiles como multitud.

Sin embargo eso no  acaba allí, pues ante tales acciones surgen otros emprendedores que tienen otras aspiraciones y se salen del grupo, pero antes se llevan a un pedazo de multitud para tener voz y los nuevos integrantes vuelven a ser alienados con la única diferencia de que el tirano tiene otro nombre.

Hay muchas personas que se oponen a los movimientos descentralizados con el argumento de que en dichos movimientos no hay orden, que reina el caos, que no se pueden llegar a acuerdos, que se desintegra fácilmente y no pueden trascender. Ciertamente es mucho más difícil y lento llegar a acuerdos en un movimiento descentralizado, pero eso se debe a que se escucha la opinión de TODOS y no se aliena a nadie. Con respecto a lo del orden sólo basta observar como se formo el movimiento: como un movimiento de estudiantes inconformes sin dirigentes que se convocaron a realizar marchas por medio de las redes sociales, sin saber ni importar donde surgió el primer mensaje, sin seguir a nadie; y lograron convocar a miles de personas que NO tenían un líder, ni seguían a nadie así que si se puede lograr el orden. Para defender la última parte basta con observar un ejemplo: Anonymous, un grupo descentralizado de cyberactivistas que ha recorrido todo el mundo y  perdura hasta nuestros días.

De aquí en adelante el movimiento yo soy 132 sólo comenzara a fragmentarse hasta morir, y aunque manden traer a super modelos como Camila Vallejo o a Luisa María Alcalde Luján el movimiento ya esta muerto, nació muerto.

2 comentarios:

  1. estos grupos solo sirven para los aue estan alfrente tengan un lugar en lo goviernos y luego se buelvan politicos y ladrones, como todos solo sirven para desestabilizar mas al pais en que vivimos.

    ResponderEliminar